Just another WordPress.com site

la tristeza el perdon y las cosas de la vida en dios y el hombre.

Mis queridos amigos, después de muchas semanas sin saber de mi aquí estoy de nuevo, con renovadas fuerzas después de una delicada operación de corazón, perdón a todos los amigos que me han escrito y no he podido contestar lo haré en los próximos días..

Aquí os dejo esta reflexión.

Triste es cuando otros te fallan.

Cuando esa gente en quien confiaste y creíste, (tus amigos) te desilusionan, e incluso habla mal de tí.

Desearías poner en evidencia su error.

Sientes odio, tristeza, dolor y desilusión al mismo tiempo. Y al final no sabes qué sentir.

Aunque esto te pase, sigue creyendo en la amistad sincera.

Sigue dando lo mejor de tí a las personas y nunca pagues con la misma moneda.

Si te han fallado, haz lo posible para no fallar.

Si te han desilusionado, sé siempre recto para no cometer el mismo error.

Si te han calumniado, ofrece a Dios esa situación que sea Él quien juzgue, pero no envenenes tu corazón con el deseo de hacer tu justicia.

No importa el error que otros hayan cometido, no te hagas insensible y frío ante las personas quienes te necesiten.

Sigue haciendo el bien, sigue creyendo, sigue ofreciendo lo mejor que tengas y ante todo, deja el juicio en las manos de Dios.

La vida es hermosa y tienes la oportunidad de seguir viviendo.

Sigue adelante tu camino sin ver los tropiezos tuyos y menos los de los demás como obstáculos.

Y no cometas los mismos errores que otros hayan cometido contigo.

Perdona señor, si escribía para pedirte algo,

perdona si sólo oraba cuando me sentía en el lodo;

pero me doy cuenta que si en esta vida algo valgo,

es por ti Señor, que estás por encima de todo.

Hoy estos mis escritos los dedico a ti,

no te pido nada, todo te agradezco;

te amo Señor con gran frenesí,

dame tu bendición si es que la merezco.

Cuando estoy contigo encuentro la paz,

cuando pienso en ti, encuentro la calma;

siento esa vibración la que tú me das,

siento una gran tranquilidad en mi alma.

Hoy me doy cuenta que tú estás primero,

si no estuvieras tú, no habría vida;

que en la vida no es todo el dinero,

y salvas a esa gente que ya está perdida.

Gracias Señor por estar en mi camino,

gloria a ti Señor en el cielo;

gracias Señor, guía mi destino,

gloria a ti Señor, Dios del universo,

que para mí todo esto es un consuelo,

y escribo para ti este pequeño verso.

Perdona Señor por todo.

Te bendigo

Con calidad de salud y calidad de vida, que cada día que vivas en esta tierra se convierta en un disfrute en vez de una amargura, que el Señor bendiga tu corazón para que en el halle sentido a la vida, por amor a Su nombre deseo que disfrutes de tu familia, de tu trabajo, del fruto de la tierra las riquezas de los mares y los brazos eterno que te sostienen en cada momento de tu vida, Dios te remonte a los días de Abraham cuando El le dijo en ti serán benditas las naciones de la tierra y tu descendencia será como la arena del amar las estrellas de los cielos.

Padre Miguel Mufrege

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s