Just another WordPress.com site

triste cuando otros te fallan.

Era un profesor comprometido y estricto, conocido también por sus alumnos como un hombre justo y comprensivo.
Al terminar la clase ese día de verano, mientras el maestro organizaba algunos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos, y en forma desafiante le dijo:
Profesor, lo que me alegra de haber terminado la clase, es que no tendré que escuchar más sus tonterías, y podré descansar de verle esa cara aburrida.
El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado.
El profesor miró al alumno por un instante, y en forma muy tranquila le preguntó: – Cuando alguien te ofrece algo que no quieres, ¿lo recibes ¿
El alumno se quedó desconcertado por la calidez de la sorpresiva pregunta.
-Por supuesto que no- contestó el muchacho, en un tono despectivo.
-Bueno, prosiguió el profesor- cuando alguien intenta ofenderme, o me dice algo desagradable, me está ofreciendo algo, en este caso, una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir no aceptar.
-No entiendo a qué se refiere- dijo el alumno muy confundido.
-Muy sencillo,- replicó el profesor -tú me estás ofreciendo rabia y desprecio, y si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tu regalo y yo, mi amigo, en verdad, prefiero regalarme mi propia serenidad.
Muchacho,- concluyó el profesor en tono gentil- tu rabia pasará, pero no trates de dejarlo conmigo, porque no me interesa
Yo no puedo controlar lo que tú llevas en el corazón, pero de mi depende lo que yo cargue en el mío.
Cada día, en todo momento, tú puedes escoger que emociones o sentimientos quieres poner en tu corazón, y lo que elijas lo tendrás hasta que decidas cambiarlo.
Es tan grande la libertad que nos da la vida, que hasta tenemos la opción de amargarnos o ser felices.

Triste es cuando otros te fallan.
Cuando esa gente en quien confiaste y creíste, (tus amigos) te desilusionan, e incluso habla mal de ti.
Desearías poner en evidencia su error.
Sientes odio, tristeza, dolor y desilusión al mismo tiempo. Y al final no sabes qué sentir.
Aunque esto te pase, sigue creyendo en la amistad sincera.
Sigue dando lo mejor de tí a las personas y nunca pagues con la misma moneda.
Si te han fallado, haz lo posible para no fallar.
Si te han desilusionado, sé siempre recto para no cometer el mismo error
Si te han calumniado, ofrece a Dios esa situación que sea Él quien juzgue, pero no envenenes tu corazón con el deseo de hacer tu justicia.
No importa el error que otros hayan cometido, no te hagas insensible y frío ante las personas quienes te necesiten.
Sigue haciendo el bien, sigue creyendo, sigue ofreciendo lo mejor que tengas y ante todo, deja el juicio en las manos de Dios.
La vida es hermosa y tienes la oportunidad de seguir viviendo.
Sigue adelante tu camino sin ver los tropiezos tuyos y menos los de los demás como obstáculos.
Y no cometas los mismos errores que otros hayan cometido contigo.
Dios te bendiga.

Padre Miguel Mufrege.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s